Sunday


Mi pequeña reflexión diaria



La viuda negra y los hilos de su tela


En el incesante laberinto que urde Cristina para inmovilizar y destruir a la República que odia, dictará una ley que obliga, en toda renegociación de deuda, a aplicar las cláusulas de la declaración pertinente de la ONU.

La declaración parecía inocua e irrelevante, pero estampada en una ley no lo es, como algunos colegas sostienen.

Me concentraré en un solo punto: ¿con qué bonos pagaremos a los Hold Outs el juicio que ganaron?  ¿Con bonos emitidos en el país con ley nacional o con bonos similares a los que incumpliéramos, bajo ley y jurisdicción de New York?

No sólo el punto 6 de la resolución, puesto como ley interna, es complicado, sino que toda la interpretación del articulado lo es, en especial si lo que se quiere es prorrogar y eternizar el capricho.

Es evidente que los Hold Outs, con sentencia en firme y Argentina en desobediencia, no van a aceptar disminuir la calidad jurídica de los papeles que reciban en pago, sobre todo si provienen de un defaulteador serial, como acertadamente nos han calificado.

Con un Congreso dividido amebiásico, es decir que adoptará las formas más inverosímiles, será imposible que esta ley no se use para continuar la dilación en el arreglo, que es la razón misma de esta equiparación de una declaración de la ONU a un tratado internacional. 

Los dos candidatos con chances han dicho que acordarán con los odiados buitres, calificados como negros por CFK, con gran creatividad zoológica.  

Pero para lograr un acuerdo, además de derogar las leyes de canje, habría que derogar esta nueva estupidez legislativa.

El proceso tomará con suerte varios meses, en momentos en que se pueden perder muchas cosas, pero no tiempo.



####

No comments:

Post a Comment