Wednesday


OPINIÓN | Edición del día Martes 29 de Diciembre de 2015

Por Dardo Gasparré - Especial para El Observador

Asado y geopolítica

Dicen las noticias que el presidente Vázquez se reunirá con el presidente Macri en un asado, para abordar temas comunes. Fuera de la discusión sobre si el asado debe hacerse con leña o con carbón, que tanto nos ha desunido, probablemente Tabaré y Mauricio no protagonicen muchos desacuerdos.

Tampoco demasiados acuerdos. Los dos países enfrentan una problemática muy parecida. Ambos están sufriendo las consecuencias de un estatismo exagerado, deficitario y ruinoso. Uruguay, por ideología y convicción socialista. Argentina, por populismo y demagogia.

Las razones por las que han llegado al estatismo y el gasto paralizante no son relevantes. Cuando alguien cae a un precipicio no importa si fue por accidente o si se arrojó voluntariamente: el final es el mismo.

Macri ha prometido salir del estatismo, aunque no con demasiada contundencia. Más bien ha prometido un estatismo eficiente y una reducción de las exageraciones y la corrupción. Como si hubiera un estatismo bueno y un estatismo malo. Una burocracia eficiente y una ineficiente.

Vázquez no quiere salir del estatismo. Las exageraciones del sistema, o la corrupción, le preocupan solo en cuanto es un problema político que lo golpea, como el caso de ANCAP, que evidentemente cree que ha llegado a la actual situación de catástrofe como consecuencia de la eficiencia y la honestidad de gestión.

Los dos buscan crecimiento, que creen que los ayudará a tapar las rocas descubiertas del gasto estatal populista con aumento del caudal del PBI vía la exportación y la actividad privada.

Los dos saben, o deberían saber por lo menos, que la actividad estatal no produce riqueza, simplemente la toma, la confisca, la explota, la desperdicia, la reparte alegremente hasta que se acaba. Sueñan entonces con el mix ideal: aumentar la riqueza privada para que el estado tenga alimento.

Cada uno le ha puesto a esa idea un nombre. Desarrollismo, para Macri. Apertura, para Vázquez. Ambos prefieren ignorar, o parecen ignorar, que hay precios que pagar para ese crecimiento. Como tantas veces que la teoría del precio se ha ignorado, los objetivos no serán fáciles de alcanzar.

Vázquez sueña con colgarse de Chile para entrar al TPP. No advierte que la Alianza del Pacífico es una unión aduanera proteccionista, más allá de todos los eufemismos. No se entra allí como a un club exclusivo. No se entra. Sus miembros se comprarán entre ellos y excluirán de a poco a terceros.

Macri sueña con Europa y convencerla de eliminar restricciones al agro. Se enfrenta con una política de estado de Francia, tan irracional como cualquier proteccionismo; y tan ineficiente.

Tabaré se enfrenta al contrapeso de su Frente. Mauricio, al Mate Party del FPV con senado propio. Dos debilidades que quitan mucha fuerza para negociar en el orden internacional.

Los dos se van a encontrar en breve con la realidad de que para aumentar su participación en el comercio global deberán apelar al toma y daca. Que en muchos casos tomará la forma de “si no me dejan venderles no les compro”. Ahora deberemos reclamar la apertura que nos reclamaban, pero también abrirnos.

Esa parte de abrirnos es la que odia el Frente Amplio, y también los grandes industriales argentinos (grande en el sentido de tamaño). Ambos sectores prefieren la intimidad cálida del proteccionismo localista donde lucran fácilmente y se sienten cómodos e intocables.

Tarde o temprano, Macri y Vázquez volverán a mirar hacia el Mercosur, en cuanto comprendan lo que ya hemos afirmado: la etapa del libre comercio global ha cedido paso a los tratados de libre comercio, que no son de libre comercio, como el caso del TPP. Se debe negociar desde posiciones comerciales de fuerza, entonces.

Para ellos, ni a Uruguay ni a Argentina les quedan demasiadas opciones, salvo reconstruir el Mercosur. No es tarea menor. Se debe vencer el proteccionismo enquistado en él, y desterrar su uso como herramienta política de dictaduras y corrupciones regionales, como el caso de Venezuela, un socio impresentable.

Cuando los mandatarios lleguen, en este asado o en otros futuros, a esa conclusión, se encontrarán con la terrible realidad: para entrar en esos mercados más o menos rápidamente, hace falta tener precios competitivos, o costos competitivos, en los casos donde no seamos formadores de precios.

Y ahí volveremos a la casilla uno. Bajar los costos es bajar impuestos y bajar sueldos. O más difícil aun en países tan solidarios como los nuestros, aumentar la productividad. Esa fue la manera en la que crecieron Japón, Corea, Singapur, Vietnam, Malasia, China, Taiwán, que ahora miramos con envidia y admiración.

A esa altura de la charla, Tabaré y Mauricio se piden un whisky pure malt y empiezan a hablar de Messi y Suárez.