Saturday



Un breve ejemplo de por qué, aún sin los K,
es tan complicado bajar el gasto del Estado.

                                       

Fines de los 80. Publico algunas notas en Ámbito sobre una prórroga sin licitación que la Municipalidad le da a Manliba, de SOCMA, la empresa de Franco Macri.

Me llama Mauricio Macri: entonces Gerente General de SOCMA «Publicaste varias notas contra nosotros y querría que escuchases nuestra versión. Le digo que no me hace falta, que he leído las resoluciones, los fundamentos, etc.

Me insiste: «pero si nos acusás de algo nos tenés que escuchar» Me parece razonable. Le digo que mande a su gente. Vienen sus abogados, no sus gerentes. Todo bien, no calienta. Hablen.

«Usted nos está acusando injustamente» - ¿Por qué? ¿No es cierto que les dan una prórroga del contrato sin licitación, que los precios son mucho mayores, y que los controles serán menores?, - digo yo.

«Eso es cierto, pero no es una estafa. Nos están pagando con esta prórroga por el juicio del CEAMSE que le ganamos. Como no tienen plata para pagarnos porque son cientos de miles de dólares, acordamos que en pago nos prorrogaban este contrato. »

¡Ah! – les digo con mi bonhomía proverbial. Ganaron el juicio del CEAMSE. ¿Y qué dice el fallo?

Respuesta: « Es que lo ganamos porque la Municipalidad no contestó en término y dejó caer los plazos»

Yo: Entonces cambiaré el enfoque de mis notas. Ahora pediré que vayan en cana todos los abogados de la Municipalidad, empleados públicos que dejaron caer deliberadamente los plazos en un juicio millonario. Y también ustedes, que indudablemente los «motivaron a hacerlo»

Se fueron, nunca más volvieron, ni me llamó Mauricio.

La prórroga siguió vigente hasta 1997, con costos fenomenales para la Ciudad.


Esta pequeña anécdota, que deliberadamente recuerdo porque involucra directamente a quien representa en teoría para muchos la solución a los problema económicos y éticos de la Argentina, muestra que la baja del gasto es una tarea que hay que emprender de modo orgánico, con todos los recursos, con gran coraje, y persuadiendo a la sociedad de las ventajas del cambio.


CFK, Macri, no son una excepción. Este es el verdadero rostro del gasto y el déficit.



                                             8888888888888888888888888

No comments:

Post a Comment