Tuesday


Triste elenco político disputando
la presidencia de EEUU


            El socialismo después de la adolescencia es una estupidez, dice el viejo eslogan. Bernie Sanders, el socialista que disputa con Hillary Clinton la candidatura a presidente por los Demócratas, da amplia razón al aserto.


            Su discurso fue siempre y es ahora una mezcla de buenos deseos, errores conceptuales infantiles y preconceptos y supersticiones dignos de vecina ignorante de Brooklyn o del Bronx.


            Solamente se justifica su performance porque se enfrenta a Clinton, también con enormes discapacidades técnicas y políticas para manejar la realidad y los problemas concretos de la sociedad americana, como lo ha demostrado cada vez que tuvo que enfrentarse concretamente a ellos.


            Los diarios citaban anoche y hoy sus críticas al TPP, el tratado transpacífico que está en trámite de aprobación en el Congreso americano. "Es innecesario aprobar un tratado que hará que los trabajadores de Malasia sean explotados por las trasnacionales", fue su conclusión.


            Buen punto, Berni. Justo lo que necesitaba. Con un preocupante índice de desempleo, muchos países asiáticos aguardan cruzando los dedos que el tratado será aprobado.  Para esos países, y para su gente, el salario que paguen las trasnacionales, por bajo que fuera,  será una bendición, no un flagelo como teme el combativo senador.


            Además es ignorante de las características del tratado, que justamente obliga a los firmantes a mantener condiciones laborales que guarden similitud con las que existen en Estados Unidos, para evitar la competencia desleal, no necesariamente por altruismo.


            Sanders asume la actitud de un defensor de los derechos del trabajador en todo el mundo, papel que no le corresponde, pero al hacerlo también ignora la historia: desde Japón en adelante, pasando por todos los países ahora exitosos, las condiciones laborales de los países exportadores han empezado casi siempre al borde del trabajo esclavo, para ir evolucionando hasta alcanzar estándares a veces mejores a los americanos, para bien o para mal.


            También ignora la más elemental teoría económica. Lo que un país exporta es trabajo, capital e innovación. Un país semi-emergente tiene poco de capital y de innovación. Su única posibilidad, además de las materias primas que nunca son suficientes, es exportar trabajo barato. Malasia, como otros países, no tienen el temor de ser explotados por las trasnacionales. Quieren venderle a las trasnacionales.


            Mal momento para la política americana, con una disputa presidencial con personajes payasescos y precarios, en un arco que va desde la extrema derecha vociferante y xenófoba a la extrema izquierda desubicada y arcaica preocupada por los bajos sueldos de Asia. Porque detrás de Sanders y Trump hay personajes todavía más patéticos.




8888888888888

No comments:

Post a Comment