Wednesday


La falsa opción de un blanqueo como
requisito para levantar el cepo



Muchos economistas y especialistas creen que hace falta tener muchos dólares para poder levantar el cepo. Creo que no hace falta si se arma un mercado libre en serio, sin que el Central participe, ni venda ni compre.

Como todo el que tenga menos de 100 años no ha visto funcionar un mercado libre de cambios, entiendo la preocupación. Por eso piensan en un blanqueo, para conseguir rápidamente fondos, un colchón para no tener sobresaltos al comienzo.

Pero cualquier blanqueo tiene que cumplir la ley de lavado de activos en todos sus puntos. Eso es innegociable. Sigamos.

Hay varias alternativas para un blanqueo. Con y sin ingreso de divisas, con costos distintos para el que se adhiera. Es complicado cualquier método que se use, porque hay una combinación de 2 situaciones:

a. la posibilidad de embargo en EEUU y otras plazas. (El arreglo con los holdouts no será inmediato) y b. la necesidad de verificar la procedencia de fondos. No se puede repetir la desprolijidad de Cristina, de no controlar el origen de fondos, por una cuestión de seriedad internacional.

Hoy, tanto los que blanquearon con Cedines,  como los bancarios que las aceptaron,  pueden ser sancionados porque incumplieron la ley. Eso complica el blanqueo de efectivo, casi hasta hacerlo imposible. Los fondos deben venir de bancos, con trazabilidad.

La idea de un bono "estampilla" anónimo, como en Chile, presentable ante un requerimiento de AFIP, no se encuadra tampoco. Esa idea era buena porque proveía de fondos inmediatamente al Central. Pero no la veo posible.

Quedan entonces los tradicionales métodos de exteriorizar los fondos en el exterior o traerlos y comprar un bono en el país. Eso tendría un costo más alto para los que no traigan los fondos. Pero no resuelve del todo el problema inmediato de la falta de divisas.

Pero ahora vayamos a mi punto de fondo: ¿realmente hace falta un blanqueo? Para mí no. Puede que algunos lo necesiten, pero no será para proveer de inmediato de divisas, sino para arreglar sus problemas personales o empresarios con el fisco.

Me parece mucho más sensata la idea original de Macri, de levantar todas las retenciones por 6 meses, para empujar las liquidaciones de exportaciones. Si se tiene mucho miedo, o desconocimiento, eso se podría combinar con una serie de acuerdos con exportadores e importadores para garantizar un cierto equilibrio en los primeros días.

También hay que confiar en la inteligencia de los operadores. Nadie va a pagar 18 pesos por el dólar, ni a vender a 10. De modo que no hace falta demasiadas conversaciones. Cualquier operador de la bolsa sabe cómo se opera en mercados abiertos, no creamos que somos más inteligentes que ellos, ni que son inexpertos.

El impulso simultáneo a un auténtico mercado de futuros, cuyos mecanismos están perfectamente organizados desde hace años, va a suavizar cualquier pico. Lo mismo que la existencia de un plan coherente que descuento.

Tal vez hay que fijar cuotas por 6 meses a las repatriaciones de capitales o giro de dividendos, que las empresas sabrán comprender ante la posibilidad de una pronta regularización, como supieron comprender a Cristina sin ninguna posibilidad ni esperanza.

De todas maneras, y aún sin ninguna cuota o regla, las empresas también parcializarían sus remesas. Es una práctica habitual. Nadie es tan tonto de aumentar de golpe y dramáticamente la demanda como para subirse el precio que paga.

SI creemos en el mercado libre de cambios, perdamos el miedo a la falta de reservas o de colchón de dólares. Y no mezclemos la salida del cepo con un blanqueo.

Ahora, si lo que quieren es que el Central siga siendo el vendedor-comprador de última instancia, díganlo así no pierdo tiempo.

El mercado se puede liberar de un día para otro, sin necesidad de tener reservas ni colchones. Salvo que alguien me explique reglas que desconozco o nuevas prácticas o criterios que hayan surgido en estos días.

Muchos suelen contestar este tipo de observaciones con una observación irónica: "En qué lugar hay un mercado de divisas libre". En muchos, el Reino Unido, por ejemplo. Y la Eurozona. ¿O acaso creen que EEUU se dedica todos los días a regular el contado con liqui para subir o bajar el dólar? Todos los intentos de intervención terminan en corrida.



Queriendo o sin querer, tratemos de no desvirtuar las buenas ideas que tenía el PRO antes de llenarse de economistas dirigistas que inexorablemente nos llevarán al mismo lugar en el que estamos.


88888888888

No comments:

Post a Comment