Wednesday


Presidenciales en Argentina


Lo único claro es la oscuridad,
lo único cierto es la mentira



Las elecciones en mi país ya son una mezcla equilibrada de murga oriental jocosa y sainete de conventillo porteño.


Desde lo legal, la idea de que se puede ganar la presidencia en primera vuelta con el 45% de los votos desafía la más elemental aritmética política. Todo el mundo sabe que mayoría es la mitad más uno. Bueno, los argentinos nos merecemos una excepción.


Como el lector ya conoce, tenemos otro truco. También se puede ganar la presidencia con el 40.01 % de los votos si el segundo está a más de 10 puntos de diferencia. Esa norma es un engendro de ese gran demócrata, como se recuerda a Raúl Alfonsín, que nos dejó esta originalidad que ahora supuestamente debemos agradecerle.


Ambos avances jurídicos se plasmaron en la Constitución de 1994 que concibiera don Raúl con Carlos Saúl Menem, cuando el riojano canjeó su reelección por la promesa de permitir ganar al radicalismo en 1999, cosa que cumplió como buen peronista, con toda lealtad.


Con esas ecuaciones, al oficialismo le resulta muy conveniente que el único opositor real, Mauricio Macri, pierda votos a manos de tres candidatos que a modo de hienas políticas, le arrebatan votos opositores por todos los flancos. (Hay quienes piensan que esa funcionalidad es rentada)


Daniel Scioli no llega al 45% que lo consagraría sin más, pero pelea por el 40,01 que lo deje más de 10 puntos arriba que Macri y lo lleva a ganar en primera vuelta.


Las encuestadoras agregan confusión al panorama. Algunas de ellas están contratadas formalmente por los partidos. Otras parecen estar contratadas informalmente. Es decir, pagas para mentir en los resultados que publican.


Desbrozando el matorral  de incoherencias estadísticas, se puede concluir que Scioli está en este momento en el 38-39% de intención de voto, Macri entre el 28-29% y Massa en 19-21%. Pero todas las pesquisas se protegen determinando un nivel de indecisos que está entre 25 y 30% , con un margen de error de 2-3%.


Es evidente entonces que todos esos datos que llueven a diario no aportan demasiado, en especial cuando varias de las mediciones son telefónicas u online, lo que le resta precisión en los distritos más poblados.


A esto debe agregársele la tendencia a un ausentismo de alrededor de 25%, lo que permite que, sumando todas esas incógnitas, cada uno, partido o encuestadora, haga su juego político y diga lo que le conviene y proyecte lo que le quede mejor. No hay modo preciso de proyectar indecisos, que se sepa.


Pero en la intimidad, el oficialismo y el macrismo saben que están atrapados y limitados en esas rigideces numéricas que mencionamos y que no están superando. Massa sueña con ser segundo y disputar la segunda vuelta,  pero pareciera que no logrará mucho más que ser funcional al kirchnerismo al restarle a Macri los votos peronistas que se oponen a Cristina.


En esa especie de deadlock, Scioli sigue tratando de convencer a la ciudadanía de lo que nadie cree: que será independiente de Cristina y eventualmente, que romperá su pacto con ella.  Debe simultáneamente predicar que será la continuidad y al mismo tiempo el cambio.


Ahora se agrega una nueva línea de operación de propaganda: se echa a correr el rumor de que Cristina siente que Zannini, su comisario político a quien impusiera como candidato vice presidencial, se está acercando y asimilando demasiado a Scioli y la está traicionando. Infantil, pero el peronismo está lleno de infantilismos.


Macri ha dejado de lado su discurso ortodoxo económico y ahora sostiene que nadie perderá sus dádivas ni subsidios, ha escondido sus figuras económicas con imagen más liberal, y aparece con planes desarrollistas de mediados del siglo pasado. También inaugura monumentos a Perón, como es público.


Massa promete cuanta cosa se puede prometer, sabiendo que no necesitará preocuparse por cumplirlas porque no tendrá la oportunidad.


El Frente Para la Victoria quiere ganar en primera vuelta por dos razones: para no exponerse a una alianza tácita o explícita de Macri con Massa y Stolbizer en segunda vuelta, o a una simple decisión de los votantes, y porque probablemente la economía mostrará mayores debilidades en un mes más.


El sistema es evidentemente desastroso, y el manoseo de candidatos todavía lo es más. Podría darse el extraño caso de que Scioli ganase las presidenciales pero el FPV con Aníbal Fernández perdiese la Provincia de Buenos Aires a manos de María Eugenia Vidal, de Cambiemos. El desprecio del Papa por el candidato acusado de narco haría el milagro del corte de boletas, tradicionalmente mínimo.


Cristina Kirchner continúa burlándose de la ley que impide que haga proselitismo a estas alturas de la campaña con cadenas o cuasi cadenas donde inaugura cualquier cosa y debate consigo misma, para compensar la negativa de su candidato a debatir con sus rivales.


En la lucha dialéctica que se ha planteado, el sciolismo dice que ya ganó en primera vuelta, Macri dice que todo se trata de una farsa para crear la sensación de que el FPV ya ganó, y Massa sostiene que el mejor rival en segunda vuelta para ganarle al kirchnerismo es su Frente Renovador.


Macri sabe que si logra pasar a segunda vuelta tendrá inapelablemente que  tragarse el sapo y negociar con Massa un acuerdo de gobierno, y ahí el radicalismo, su aliado en Cambiemos, puede ser una rémora. Pero sin acordar con el tigrense el ingeniero no gana en un ballotage.


La ciudadanía participa de la dualidad y la mentira: todos quieren un cambio pero no saben o no quieren definir lo que significa un cambio. Todos saben que todos los candidatos mienten y que harán un ajuste, pero sueñan con que a ellos no les toque el recorte.


Muchos sospechan que ante lo exiguo de las diferencias y con la rara ley electoral de no-mayorías, el kirchnerismo recurrirá a su arma secreta, el fraude, para conseguir los dos puntos que le faltan para ganar en primera vuelta.


Entretanto, Cristina sigue sembrando el futuro de leyes obstruccionistas que impedirán o demorarán el arreglo del descalabro monumental en que deja al país.



A tan pocos días de las elecciones, Macri necesitaría de una acción audaz o de una genialidad para salir de este laberinto electoral.

No comments:

Post a Comment