Saturday





Cómo hacer para que en un país
escaseen las divisas
      
          He pensado en realizar un aporte a cualquier político que tenga pretensiones de gobernarnos. La función de conducir un país no es sencilla, y no hay demasiados seminarios cortos que la enseñen. Es cierto que hay interesantes carreras universitarias y terciarias que explican bastante la tarea, pero, como sabemos, muchos de nuestros políticos exitosos prefieren obviar la parte de cursar, dar exámenes y demás y van directamente al diploma. (O por lo menos lo parece)

          Tal procedimiento es bastante práctico y expeditivo, aunque tiene el inconveniente de que luego hay que aprender en vivo y en directo, lo que suele acarrear algunos inconvenientes a los gobernados y a la memoria de las madres de quienes intentan gobernar sin saber.

          No querría pecar de soberbio, pero mi experiencia como ciudadano argentino me acredita para dar cursos sobre una variada temática. De modo que para no perder más tiempo, vayamos al tema que nos ocupa.

Metodología

Precondición: Es fundamental establecer la prohibición de sacar divisas del país con cualquier propósito o por cualquier razón, con prescindencia de la legitimidad de la transacción y del origen o ingreso de esos fondos.
El efecto será mayor si se evita establecer una legislación al efecto, y si se pone a cargo del control al organismo de recaudación impositiva. Esto además enardecerá a la población, y sobre todo a los potenciales inversores.

No es necesario aplicar esta norma en un momento preciso, pero sí debe aplicarse en algún momento del proceso de generación de escasez para asegurarse el alejamiento de cualquier financiamiento o inversión legítima.

Acción 1:  Deberá dificultarse la exportación de los bienes  que produzca el país por todos los medios. Existen para ellos muchas medidas, de las que por falta de espacio me limitaré a mencionar sólo algunas. Queda librado a la brillantez de los alumnos la aplicación de otras medidas similares.

Retenciones

No se debe abundar en detalles, ya que las mentes lúcidas comprenden rápidamente el efecto de pagarle a un exportador 20, 30 ó 35% menos por cada dólar que exporte de lo que vale la misma divisa para comprar insumos, por ejemplo.

Prohibición de exportar
Se trata de una medida muy contundente y directa, sin subterfugios. Corta todos los ingresos de divisas que pudiera haber producido el sector afectado. Tiene también la ventaja colateral de enriquecer a algunos compradores de materia primas locales, que harán luego una fortuna vendiendo su producto elaborado, que por supuesto jamás compensará el ingreso de divisas de los productos que se prohíben exportar. Se pueden utilizar mecanismos diversos: cupos, cajoneos, sistema de permisos y otras variantes que conlleven al mismo resultado.
Siempre es mejor que tanto esta como las demás medidas no se tomen mediante una ley, sino de modo difuso, extraoficial, telefónico o anónimo. La amenaza de prisión es de rigor.
No hay duda que, por el efecto desestímulo que ejerce sobre los productores, esta medida tiene la ventaja de tener efectos de largo alcance.

Generación de inflación y mantenimiento artificial de un tipo de cambio atrasado

Constituye una situación win – win. (Me excuso por escribir la frase en su inglés original) Por un lado, se destruye de tal manera la rentabilidad, que los exportadores generadores de divisas, (Pymes, campo) quiebran, se dedican a otras actividades o simplemente se paralizan.
Medidas complementarias son el aumento alegre de los salarios y costos laborales, la carga administrativa adicional a las empresas, el aumento de impuestos y la no  indexación por inflación de los balances de las empresas.

Por otro lado, ejerce un efecto de largo plazo al perderse mercados externos que ha costado muchos años desarrollar. Esto también ayuda a crear la imagen de un país que es siempre un socio imprevisible e inseguro.

Restricción de importaciones

Si bien esta medida es a veces una consecuencia de las anteriores, no por ello es menos deseada para lograr los resultados propuestos, de modo que hay que esperar que ocurra o en su defecto provocarla. Para ello nada mejor que argüir la defensa y protección de la industria nacional Esta medida tiene la ventaja adicional de permitir el cobro de ¨Facilitating payments¨ para las excepciones, práctica muy utilizada desde los 50 a la fecha, y la de recibir aplausos a mano abierta de parte de los protegidos y devoluciones a mano cerrada.

Acción 2: Deberá atacarse por todos los medios la inversión extranjera, hasta lograr desestimularla por completo. Pasamos a detallar algunas medidas, sólo a título de ejemplo, que se explican por sí solas.

Prohibición de girar dividendos y devolver préstamos

Cualquiera fuese la intensidad o profundidad de estas medidas, siempre tienen un fuerte impacto en los resultados que se buscan. Impiden la reinversión, fomentan los mercados paralelos de divisas, y definitivamente excluyen al país de cualquier nuevo proyecto internacional. También desestimulan cualquier desarrollo que las inversiones existentes pudieran imaginar.

Tiene la ventaja adicional de permitir realizar entongues como en el caso Repsol, por dar un ejemplo, que a su vez restan aún más estímulos a la inversión legítima.

Mantener un tipo de cambio sistemáticamente atrasado
Se trata de una acción simétrica a la anterior, pero al comienzo del ciclo. Es obvio que las empresas, y cualquier inversor o ahorrista, tratará de evitar colocar sus fondos en moneda local si de entrada perderá el 30 o 35% del valor real de lo que invierta. El concepto de oferta y demanda, en definitiva el del  precio como eficaz regulador la escasez, parece ser en estos casos mucho más eficiente que la matriz insumo-producto.

Ataque constante a las empresas extranjeras, tanto verbal como legalmente

Se trata de un eficaz complemento político para la medida anterior. Se le puede agregar la persecución sindicalista e impositiva y los cortes de la ruta más importante del país por reclamos gremiales inventados.

Acción 3:  Se debe cortar todo acceso al financiamiento internacional del país. Este objetivo debe ser cuidadosamente orquestado, ya que si no se es contundente se corre el  riesgo de que, pese a todo, se termine pagando una tasa como la de Bolivia, Ecuador o bonos basura. Estas son las ideas centrales.

Incumplir los compromisos

Este paso es una precondición importante. El país debe ser reconocido como un defaulteador serial. Para ello, hará falta que el incumplimiento sea política de estado válida para todos los gobiernos, y – no menos importante – que esa voluntad de no pagar las deudas esté firmemente arraigada en  la idiosincrasia nacional.

Cuando se perciba universalmente este cuadro, se habrá ganado el Gettysburg de todas las batallas en favor de le escasez de divisas.

No aceptar los fallos de las jurisdicciones que el propio país haya propuesto para dirimir las diferencias que surgiesen de sus obligaciones

Aún cuando es cierto que la existencia de jueces malvados y seniles nos han perjudicado y sobre todo no se ha podido usar el carpetazo con ellos, esta decisión histórica será un paso firme y casi sin retorno para la consecución de los objetivos de no generación de divisas.

No abundaré en ejemplos porque basta leer los diarios, (menos algunos) para comprender la fuerza de esta idea.

No aceptar la auditoría de los organismos de contralor internacional

Debe aplicarse sobre todo a los auditores de las organizaciones  a las que el país pertenece (G20), como el caso del FMI; insultarlo, ridiculizarlo y vilipendiarlo en cada discurso. Esto permite al mismo tiempo que perder la confianza internacional, perder el crédito más rápido y barato en caso de emergencia. Para facilitar la incomprensión de los analistas, debe endurecerse la política luego de pagarle toda la deuda a su pedido y antes del plazo fijado.  Incumplir los fallos del CIADI también es recomendado. No se recomienda pagar solamente los juicios comprados previamente por el vicepresidente.

Colocar a cargo de los lanzamientos y negociaciones de deuda a ineptos o ignorantes de las prácticas, técnicas y usos internacionales en  la materia

Muy efectivo mecanismo. Permite por ejemplo pagarle a Venezuela el 15% de tasa cuando la tasa mundial era el 7%, o ahora pagar, fuera del sistema bancario, 9% cuando la tasa es menos de la mitad. Tiene ventajas adicionales que se dejan libradas a la creatividad de los funcionarios.

Dictar Leyes de lavado de dinero
Esta medida, sin duda un paquete de decisiones de fondo, es de vital importancia para lograr diversos objetivos. Poner la lupa sobre todas las actividades financieras del país. Crear dudas sobre la legalidad de cualquier acto de gobierno y poner una alerta roja en las decisiones que involucren hacer negocios seriamente en el país. Establecer el concepto de que la inversión ¨por derecha¨ no paga y dejar flotando la idea de que hay una competencia desleal del delito.
No sólo debe aplicarse, sino que es muy importante perpetuar su aplicación, de modo de dar la sensación de que no se trata de una acción circunstancial, sino que es un deliberado apañamiento del lavado.

Acción 4: Deberán expropiarse o confiscarse empresas y anular concesiones de modo  arbitrario, si fuera posible manu militari, en último caso con una ley posterior, y muy raramente con una ley previa. (A la confiscación, jamás con una ley vigente antes de la inversión)
Los muy efectivos ejemplos de Repsol, las AFJP, diversas privatizadas en el ámbito nacional y provincial, que derivaron o derivarán en juicios perdidos para el país, muestran la efectividad de este tipo de accionar. No requiere explicación ni punteado especial.

Acción 5: Como complemento y encuadre internacional, se recomiendan las siguientes prácticas:
Insultar en cuanto discurso, cadena nacional o foro fuera posible, a la potencia económica y bélica más grande de la historia.

Firmar tratados incomprensibles con el país que más ha prohijado y defendido el terrorismo como política de estado.

Diluir la investigación de la muerte del fiscal a cargo de la investigación de ese tratado, tras denunciar a la presidente de la Nación por encubrimiento.

Firmar tratados secretos con China y Rusia, que comprometen el ámbito de seguridad del Atlántico Sur.

Acción 6: Como complemento casi imprescindible, debe proceder a destrozarse la justicia y el concepto republicano, ya que cualquier clima de respeto de la división de poderes puede echar por tierra todo el proyecto.


Recomendaciones finales

Existe globalmente una desesperación por conseguir cualquier tasa que sea por lo menos positiva y algo mayor al 2% en 10 años. Eso hace que pese a todos los esfuerzos y aún siguiendo puntillosamente estas recomendaciones, todavía haya interesados en prestar sus dólares a la Argentina, o a invertir en ella.

Si ello ocurriere, y como medida de emergencia, se recomienda que la presidente de la Nación salga a hablar de una conspiración global entre un fiscal asesinado, el judaísmo internacional, los holdouts,  la banca mundial, las autoridades de la AMIA y la DAIA y los principales diarios nacionales. Se sugiere para mayor efectividad exhibir sobre el escritorio, como al descuido, una copia de Los Protocolos de los Sabios de Sion. Será tan eficiente para lograr la ausencia total de divisas como el pajarito de su colega venezolano Maduro.

Por cualquier consulta o asesoramiento adicional pueden dirigirse a mi mentor, el doctor Aldo Ferrer vivirconlonuestro@lacolifata.k



8888888888888

2 comments:

  1. Jajaja...jaja...ja (¿?)
    Sencillamente GENIAl.
    Muchas gracias

    ReplyDelete
  2. Somos patéticos y patológicamente hipócritas.
    Mi pregunta es:¿cómo es posible que no solo gente ignorante, sino también de buen nivel de educación adhiera tan ciegamente a postulados tan perniciosos y evidentemente limitantes como el kirchnerismo??
    Jamás lo podré entender.

    ReplyDelete